martes, 24 de febrero de 2009

AZAÑA Y LA GUERRA CIVIL


Acabo de leer, casi de un tirón, este libro escrito por Federico Suarez. Es un libro corto, pero es una joya. Me ha encantado, desde el punto de vista histórico es perfecto por la calidad de su exposición y por la buena investigación.
La figura de Azaña ha sido tratada de distintas formas, pero este caso es excepcional. La forma en que aborda el estudio de las fuentes, las pocas pero brillantes concluciones, la honradez intelectual etc.
Dos cosas que me llaman la atención:
1º. Azaña como soberbio. Es una especie de hermano pequeño de Dios. No tiene nadie a su altura, todos son tontos. Los que apoyan a Azaña, son torpes pero buenos porque le apoyan.
2º. La conversión de Azaña. Esto a la sinistra le revienta. Pero las pruebas son las pruebas.
A pesar de eso alguna conclusión para la época actual. Azaña decidió que para salvar la República se tenía que unir toda la izquierda, tener un pacto respecto a todo. Realmente no era para salvar la República, era para ponerse a si mismo como Presidente de la República y poder parar los pies a los socialistas y comunistas. Pero la jugada salió fatal, esa es una de las causas del fracaso del gobierno del Frente Popular, pensar que se podía domesticar a los revolucionarios. Los que no creen en la democracia no pueden ser tomados como socios de gobierno.
ZP pensó que había que hacer todo lo posible para sacar al PP del poder y ponerse él, para ello tenía que pactar con nacionalistas. Él era capaz de domesticar a estas fuerzas. La realidad es diferente, ahora tienen más poder que nunca los nacionalistas y la libertad brilla por su ausencia.
Al igual que Azaña, el alto concepto que tiene de si mismo ZP es causa de este fracaso para todos los amantes de España y de la democracia porque les impide ver el problema. Solo basta observar la manifestación de Galicia para ver como seguimos en caida libre.
Azaña se dió cuenta de su error, tarde pero se dió cuenta, de ZP...no tengo esperanzas.

1 comentario: